[Devocionario Católico]
Principal > Lecturas > Textos


[Ir a la página anterior]
[Indice]

[Ir a la página principal]
[Principal]

[Ir a la página siguiente]
[Indice]

NO LLORES SI ME AMAS
ANTE LA PERDIDA DE UN SER QUERIDO


Dios es amor.
Dios nos ha dado la vida para buscarle,
y la muerte para encontrarle.

Versión PDF para imprimir folleto tríptico
» Más información

 

[Folleto No llores si me amas ]No es realmente un testimonio. En esos momentos difíciles por la perdida de un ser querido. En esos momentos en que buscas una respuesta, y no la encuentras. En esos momentos difíciles de tristeza y desesperanza. Dios, que nos ama, siempre nos habla con Voz susurrante. La lectura de este "testimonio", nos puede ayudar a encontrar, al menos, una parte de esa respuesta.



La paz este contigo

No viváis como hombres sin esperanza. Consolaos mutuamente en la aflicción.

Cuando un árbol se va del patio familiar, deja en pie un gran hueco de luz. Para quien no compartió nada con él, allí simplemente no hay nada. En cambio, para los que se cobijaron a su sombra o compartieron su presencia rica en recuerdos, ese hueco de cielo abierto lo vuelve a hacer presente en cada amanecer. Buscándolo, nuestros ojos tropiezan quizá con una estrella lejana que se ha quedado en el Cielo, náufraga de la noche que ahora se ha vuelto día.


Oración

Señor, que lo eres todo para nosotros, humildemente nos presentamos ante ti.
Es difícil lo que vivimos y lo que nos toca pasar, pero sabemos que estamos en tus manos y deseamos que se haga tu voluntad.


Tú, conoces nuestros corazones mejor que nadie y a ti confiamos nuestra vida y cuanto nos sucede.


Ayúdanos a aceptar con valentía las situaciones de la ida y que te las podamos ofrecer con amor y así poder contribuir a la Redención de todos los hombres.
A ti, Señor Jesús, vida nuestra dirigimos nuestras suplicas. Tú que llamas a la vida. Tú que has muerto para resucitar y así poder también resucitar nosotros contigo. ¡Escúchanos Señor!


Danos fortaleza ante la adversidad y ante los momentos duros que la vida nos hace pasar.
Sagrado Corazón de Jesús, en ti confiamos.


No llores si me amas

La muerte no es nada. No he hecho más que pasar al otro lado.
Yo sigo siendo yo. Tú sigues siendo tú.
Lo que éramos el uno para el otro, seguimos siéndolo.
Dame el nombre que siempre me diste.
Háblame como siempre me hablaste.
No emplees un tono distinto.
No adoptes una expresión solemne ni triste.
Sigue riendo de lo que nos hacía reír juntos.
Reza, sonríe, piensa en mí. Reza conmigo.
Que mi nombre se pronuncie en casa como siempre lo fue sin énfasis alguno, sin huella alguna de sombra.
La vida es lo que siempre fue: el hilo no se ha cortado.
¿Por qué habría de estar yo fuera de tus pensamientos?
¿Solo porque estoy fuera de tu vista?
No estoy lejos, solo a la vuelta del camino.
Lo ves, todo está bien.
Volverás a encontrar mi corazón.
Volverás a encontrar mi ternura acendrada.
Enjuga tus lágrimas y no llores si me amas.
No llores si me amas.
¡Si conocieras el don de Dios y lo que es el Cielo!
¡Si pudieras oír el cántico de los Ángeles y verme en medio de ellos!
¡Si pudieras ver desarrollarse ante tus ojos los horizontes, los campos eternos y los nuevos senderos que atravieso!
¡Si por un instante pudieras contemplar, como yo, la belleza ante la cual todas las bellezas palidecen!
Tú, me has visto, me has amado en el país de las sombras.
¿No te resignes a verme y amarme en el país de las inmutables realidades?
Créeme, cuando la muerte venga a romper tus ligaduras, como ha roto las que a me encadenaban.
Cuando un día que Dios ha fijado y conoce, tu alma venga a este cielo, en que te ha precedido la mía. Ese día volverás a ver a aquel que te amaba y que siempre te ama, y encontraras su corazón con todas sus ternuras purificadas.
Volverás a verme, pero transfigurado, estático y feliz.
No esperando la muerte, sino avanzando contigo.
Te llevare de la mano por los senderos nuevos de la vida.
Beberemos con embriaguez a los pies de Dios, un néctar del cual nadie se saciará jamás.
¡Enjuga tus lágrimas y no llores si me amas!


Nota: texto para la esperanza y el consuelo de quienes han experimentado recientemente la pérdida de un ser querido. Publicado por La Hospitalidad N. S. de Lourdes (La Coruña). Puede encontrar más oraciones en la página "A nuestros difuntos" de este sitio.
[Ir a la página anterior]
[Indice]

[Ir al principio de esta página]
[Subir]

[Ir a la página siguiente]
[Indice]



Principal | Eucaristía | S. Trinidad | Dios Padre | Jesucristo
Espíritu Santo | Virgen María | San José | Santos
Devociones varias | Lecturas | Información

Devocionario Católico - http://www.devocionario.com
Copyright - Enviar correo - Ayuda